saltar al contenido

Pilot

Debía un post para Optimismo Digital y me ha costado escribir sobre una sola cosa porque, sinceramente, “lo digital” sólo me ha dado satisfacciones.  Pero si tengo que destacar alguna, es ésta que cuento a continuación.

No sé si al que madruga Dios le ayuda, pero a mí mis dos perros (Ramone y Pilot) a esas horas me dan la vida y el mejor de los besos para poner a calentar las prisas.

Un mal día de junio de 2008 como cualquier otro (de junio, no de malo), la mañana me trajo el beso de Ramone y una hemiplejia de Pilot. Todo señalaba a una hernia discal, pero para asegurar el diagnóstico había que hacerle unas placas y descartar cualquier enfermedad neuronal. No pudimos descartarlo. Pilot tenía mielomeningitis granulomatosa, y sonaba tan extravagante, raro y espantoso como el supercalifragilisticoespialidoso.

No había tratamiento para esta enfermedad, sólo cortisona para paliar el dolor que pudiese tener en los 2 años de vida que le daban, que eran más de los que tenía entonces.

¿Qué hacemos? – Eran las palabras que soplaban a las lágrimas. Nadie nos daba algo más valioso que el cronómetro que el veterinario nos había metido en el sobre con la factura. Pilot era nuestra historia, nuestro cariño diario, nuestro suave vástago.

Inspiramos profundamente en superficie y vivimos en una inmersión viendo que, en el camino, Internet nos proporcionaba ese oxígeno que alimentaría algo más que nuestro cerebro.

Siguiendo las baldosas amarillas del hipertexto llegamos a la esperanza con Nicknames diferentes y nos dieron cita para secarnos las lágrimas mientras seguíamos llenando nuestros favoritos, y entre ellos sigue estando:

  • Ana, una veterinaria y homeópata de Vallecas que nos dio a conocer las flores de Bach.
  • Marita, una acupuntora catalana licenciada en China que empezó tratando a caballos y trató durante meses a Pilot.
  • Pedro, un distribuidor de pienso ecológico,  a la par que económico, con el que pudimos alimentarlo de manera sana.

En resumen, Internet nos pintó el camino a la realidad de la enfermedad, que era un camino más largo que el que nos habían contado. Fue nuestra esperanza y salvación.

Hace unos años en esta situación se habría tirado la toalla por falta de recursos, pero yo tenía INTERNET, ese arma de construcción masiva que me dio mil balas rellenas de vida:

Acupuntura, buena alimentación, homeopatía, paciencia y mucho amor.

¡QUÉ VIVA INTERNET!

Y Pilot os manda saludos :-)

Gabba, Consultora Diseño de Interacción Dnx

Escribe un comentario

Sólo publicaremos comentarios adecuados, todos los que se salgan de esta temática serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros o de vulnerar las leyes.

Puedes usar algo de HTML:<a href>, <strong>, <blockquote>, <br/>, <p>, <em>, <ul>, <li>.
Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.

  1. (requerido)
  2. (requerido y no publicado)
  3.